Alimentación y nutrición

  • Social Media

Errores (de los adultos) a la hora de dar de comer a los peques

Fecha: febrero 25, 2013 Autor: Gastropekes Categorías: Alimentación y nutrición 0

¿Cuántas veces nos hemos cuestionado si damos bien de comer a los peques? ¿Cuántas veces hemos dicho eso de “acábate el plato”? Todos sabemos que no es fácil que los niños se coman todo lo que les servimos o les damos, sobre todo si se trata de determinados alimentos (vegetales y verduras, frutas…).

nina comiendo sola

Según muchos expertos, a veces no es solo cuestión del pequeño o pequeña, sino de la manera como lo hacemos los adultos. He aquí algunas recomendaciones:

  • Convertir la comida en un premio (o en un castigo). La comida debe tener su momento, su hora y su lugar. No debemos convertirlo en un premio por una buena conducta.
  • Presionar al niño/a para que pruebe un determinado alimento. Es mejor animarle para que lo pruebe, pero si se niega y lo rechaza, no es bueno insistir.
  • Dar tentempiés entre comidas. Los tentempiés forman parte de una alimentación infantil correcta y saludable, pero hay que tener mucho cuidado en cuántas damos a nuestros hijos durante el día y qué tipo de tentempiés damos. Es obvio que ofrecer demasiados tentempiés y en determinadas horas es contraprudente. Además, hay que optar por alimentos sanos como frutas, vegetales… Evitando los dulces.
  • Olvidar la hidratación. Hay que darles agua no sólo en las comidas, sino a lo largo del día, evitando que solo se hidraten con zumos y otras bebidas preparadas (que además contienen muchos azúcares).
  • Ofrecer solo zumos envasados en lugar de fruta fresca. Un gran error es pensar que dando un zumo envasado , estamos sustituyendo la ración de fruta. Por norma, estos zumos son muy energéticos pero carecen de nutrientes esenciales y generalmente aportan mucho menos de un 10% de fruta
  • Preparar verduras aburridas. Son niños, por eso les gusta divertirse, también a la hora de la comida. Así que evitemos platos aburridos, como unas verduras simplemente hervidas. Se pueden aderezar y presentar de forma simpática y nutritiva.
  • No variar las recetas y los menús. La alimentación infantil correcta es aquella que es variada, por lo que se recomienda dar a probar cosas nuevas y diferentes a los peques.
  • No permitir que los niños entren en la cocina. Quizás por miedo a que se hagan daño con algo, pero muchas veces prohibimos que se acerquen a la cocina, con lo que fomentamos un rechazo a la cocina y a los alimentos. Haz que colaboren, les divertirá y les implicará en el acto alimentario.
  • Obligarle a que se lo acabe todo es uno de los errores más comunes. Los niños tienen una capacidad limitada, se sacian y ya no quieren comer más. ¿Por qué le vas a obligar? Recuerda que no tiene que comer la misma cantidad que un adulto, pues sus necesidades nutritivas también son menores. Si quieres ver el plato limpio, sirve porciones más pequeñas y respeta siempre la decisión de tu hijo de no comer más.
  • Darse por vencidos. Muchos padres se cansan de luchar día tras día con sus hijos por el tema de la comida, para que prueben alguna cosa nueva, al no obtener los resultados que desean se desesperan y se dan por vencidos demasiado pronto. Se ha comprobado que a veces es necesario hacer diez o más intentos para que un niño acepte un alimento nuevo. Es importante, también, usar los “Puentes Alimenticios”. Si un niño gusta, por ejemplo, de los guisantes, es una buena idea seguir con garbanzos o habitas o alimentos parecidos ya sea en la consistencia, el sabor o, incluso, el color. Poco a poco, se irán expandiendo los gustos e, incluso, el niño podría elegir en el supermercado aquellos alimentos que desea consumir.
  • Esconder los dulces. Es un grave error, porque tener escondido el chocolate, las galletas u otros dulces aumenta las ganas del niño de comerlas. Sencillamente porque son algo prohibido.

Resumiendo, los errores más comunes que los adultos (padres) cometemos a la hora de la comida de los niños son:

  • Obligar a que el niño coma más de los que puede
  • Premiar un buen comportamiento con golosinas y otros alimentos calóricos
  • Castigar al niño sin comida si presenta alguna conducta desfavorable (“a la cama sin cenar”)
  • Permitir el consumo diario de bollos, bebidas gaseosas y azucaradas
  • Ofrecer, con frecuencia, platos precocinados

¡Compártelo en la Red!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks

Tags: , , , ,

Enviar comentario